Elevar la productividad y competitividad, con estrategias sólidas de capacitación

shutterstock_295655324
ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Raquel Agudelo Q., Directora de Desarrollo de Negocio para Colombia de élogos SurLatam

 

(04/10/2017) “Es necesario concentrarse en el cierre de brechas y trabajar en aumentar los niveles de competitividad, como condición determinante para mejorar los estándares de calidad de vida de la población en los territorios”, así lo expresa en uno de sus apartados el Índice Departamental de Competitividad 2016 (IDC), desarrollado por el Consejo Privado de Competitividad y de la Universidad del Rosario, a través del Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (CEPEC), destacándose que el Sistema Nacional de Competitividad se propuso como meta convertir a Colombia en la tercera economía más competitiva de América Latina en el año 2032.

Según el más reciente Índice Global de Competitividad del Foro Económico Mundial, Colombia se encuentra en el puesto 61 entre 138 países, y ocupa el quinto lugar en el ranking en América Latina, superado por Chile, Panamá, México y Costa Rica. Hace diez años, el país estaba en la posición 69 y también era el quinto mejor de Latinoamérica.

“Pese al avance, es preocupante la fragilidad que muestra Colombia en lo relacionado con instituciones, educación, eficiencia de los mercados, infraestructura y sofisticación, pues estas debilidades afectan considerablemente la productividad nacional y la capacidad de las firmas para competir exitosamente en un mundo globalizado”, señala el Informe Nacional De Competitividad (INC) 2016-2017.

En el reporte se destaca que Colombia perdió siete posiciones en el pilar de innovación, al descender hasta la posición 79 entre 138 países.

“Dada la importancia de invertir en ciencia, tecnología e innovación para el aumento de la productividad, el resultado de esto es que ahora se requieren 4,3 trabajadores para producir el mismo valor agregado que produce un trabajador en Estados Unidos. Esta brecha es mayor en los sectores que más empleo generan, como la industria manufacturera, el de comercio, el de transporte y el agropecuario”, precisa el informe.

Para elevar los niveles de competitividad y productividad en las empresas es fundamental contar con sólidas estrategias de capacitación, que permitan desarrollar talento con el foco puesto en la mejora de resultados y el logro de los objetivos de cada organización.

Es por ello, que los programas de capacitación de recursos humanos, cada vez tienen mayor presencia en las políticas internas que las empresas están implementando o planean implementar para mejorar la competitividad.

Una estrategia sólida de desarrollo del talento orientada a elevar los niveles de competitividad y productividad de las empresas, debe contemplar el despliegue del modelo de Escuelas de Aprendizaje, que implica interesantes desafíos y oportunidades para las grandes corporaciones, permitiéndoles lograr economías de escala y asegurar que sus colaboradores tengan las competencias necesarias para cumplir los objetivos de negocio de cada organización.

Recordemos que las organizaciones que entienden y ven la conexión entre aprendizaje y talento, tienen una clara ventaja. Pero las que no lo hacen comprometen seriamente la obtención de resultados y su crecimiento; y, en ocasiones, ponen en riesgo su supervivencia y viabilidad.

Las Escuelas de Aprendizaje apoyan a cada organización, de acuerdo a sus características y necesidades, alineando los equipos de trabajo con los principios y valores corporativos. Además, ofrecen fluidez en la distribución del conocimiento, para responder a las exigencias actuales de generación de información, en el momento que se la requiere. De igual modo, acompañan la velocidad de los cambios que experimentan las compañías, en un contexto económico y productivo altamente dinámico a nivel mundial.

Incorporando tecnologías de última generación, las Escuelas de Aprendizaje facilitan no sólo el acceso sino la adopción efectiva de los contenidos que a la organización le interesa que tengan sus colaboradores, para incrementar sus niveles de desempeño y en consecuencia los resultados de negocio; consolidando así una potente herramienta para sus áreas de Gestión del Talento, Comerciales y de Servicio.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn