Escuelas de Aprendizaje: factor clave para retener y atraer talento en las empresas

shutterstock_131316983
ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Por Daniel Wilner, Director General de élogos SurLatam

(26/02/2018) La capacitación es uno de los seis beneficios más valorados por los empleados según la “Encuesta de Remuneraciones de Mercado General 2017 + Proyecciones 2018 – Tendencias en Compensaciones y Beneficios”, desarrollada por PwC; en la que también se destacan la retención de talentos y su alineación a los objetivos de la empresa, entre los 5 desafíos que actualmente tienen por delante las áreas de Recursos Humanos.

“El costo de perder un talento equivale de 6 a 24 sueldos mensuales”, señaló María Fernanda Álvarez Apa, gerente de People & Change de PwC Argentina, en una nota publicada por la revista Énfasis Logística, en referencia a la importancia que tiene para las organizaciones retener el talento y desarrollar Propuestas de Valor Empleado (PVE).

Sin duda -además de los perjuicios concretos que produce a la operación- la falta de personal con la capacitación adecuada para responder a las exigencias que plantea cada posición, compromete la productividad y la competitividad de una empresa, afectando directamente a sus resultados. De allí, la urgencia por establecer estrategias claras para la formación corporativa, que permitan retener y atraer talento, orientándolo a los resultados de negocio.

En este sentido, el estudio de PwC que mencionábamos en el primer párrafo, ofrece un acercamiento a la problemática vinculada a la pérdida del talento:

  • Uno de los motivos por los cuales se dificulta la retención es la falta de personal calificado para puestos que requieren perfiles más específicos.
  • Los perfiles con mayores dificultades de retención son los ingenieros, técnicos, comerciales y especialistas en sistemas.
  • Dos de las nueve acciones principales de retención identificadas por el reporte son la capacitación diferenciada y el coaching.

Al momento de atraer talento, se presentan las mismas dificultades. La encuesta “Competitividad en las Empresas Industriales Argentinas: actualidad, problemáticas y desafíos”, desarrollada por NUMAN y IEEC, reveló que al momento de seleccionar profesionales del mercado, una de los dos restricciones principales que encuentran las áreas de Capital Humano es la reducida oferta de profesionales con los conocimientos técnicos requeridos (45%).

Por ello, implementar estrategias de formación, que permitan desarrollar planes de carrera, mejorando el desempeño de cada colaborador y actualizándolo en relación a la evolución que experimenta cada industria, aporta un enorme valor diferencial; siempre que estas acciones de capacitación estén orientadas al cumplimiento y superación de los objetivos empresariales.

Y aquí es donde las Escuelas de Aprendizaje cumplen un rol fundamental, al potenciar la formación continua por medio de itinerarios donde, a través de contenidos diseñados pedagógicamente, el alumno puede ir aprendiendo progresivamente, de menos a más, con formación específica, diversidad de recursos formativos y especialización en la temática elegida. De tal manera que, al finalizar los ciclos formativos, pueda certificarse y desarrollar las competencias necesarias para tener un mejor desempeño y/o prepararse para otros puestos en la organización.

Este tipo de proyectos no solo permiten retener talento, sino también atraerlo. El reporte de PwC que mencionamos al comienzo de este artículo indica precisamente que al momento de considerar un cambio, los ejecutivos analizan la oferta completa, viendo más allá del salario, al considerar –entre otros aspectos- el desarrollo de carrera y toda una propuesta de valor en la que hoy el área de RH de las empresas invierte, a fin de contar con mejores herramientas para atraer, retener y motivar.

El modelo de Escuelas de Aprendizaje, que se implementa en el marco de una Universidad Corporativa (donde conviven escuelas transversales y especializadas), permite a las organizaciones enfocarse en apoyar el desarrollo de los colaboradores, orientándolo al logro de la estrategia del negocio. Justamente, dando respuesta a dos de los 5 principales desafíos corporativos identificados en la encuesta de PwC.

Además, al unificar metodologías, y reutilizar itinerarios y contenidos, según los diversos puestos de trabajo y las necesidades de la empresa, se logran economías de escala en la gestión de la formación.

Consúltenos cómo podemos apoyarlo para implementar el modelo de Escuelas de Aprendizaje en su empresa, y potenciar los proyectos de capacitación y desarrollo de sus áreas operativas y transversales: /contacto/

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn